Por parte de la Dirección de Prevención de Asepeyo se ha realizado un vídeo para sensibilizar a empresarios, responsables de prevención, trabajadores y al público en general sobre las distintas formas de transmisión de la COVID-19 y las medidas preventivas que se deben aplicar para controlarlas.

Creemos que es imprescindible explicar de forma clara y entendible a la población los mecanismos de transmisión. De esta manera se adoptarán las medidas preventivas recomendadas por convencimiento, y no por imposición. Si la gente no lo entiende es más difícil que se cumplan dichas medidas.

Cada vez existe mayor evidencia científica que la principal vía de transmisión de la COVID-19 son los aerosoles. El Reino Unido y Alemania entre otros países y en España el Ministerio de Ciencia e Innovación así lo explicitan.

Por tanto, en el vídeo nos centramos en la transmisión de la COVID-19 por aerosoles, partículas líquidas de tamaño  inferior a 100 micras exhaladas por personas infectadas, que se pueden mantener en el aire desde unos minutos a 2 ó 3 horas y con un comportamiento parecido al humo. Los aerosoles pueden afectar tanto en la corta distancia, inferior a 2 m, como en la larga distancia, más de 2 m, especialmente en interiores sin adecuada ventilación.


Medidas preventivas fundamentales


En cuanto a las medidas preventivas se proponen 8  fundamentales:

1.- Realizar el máximo de actividades en exteriores (los aerosoles se dispersan más fácilmente y la acción de los rayos UV-c solares inactivan el virus).

2.- Respetar distancias (1,5-2 m).

3.- Llevar mascarillas bien ajustadas.

En principio, en exteriores, con estas medidas el riesgo estaría controlado en la mayoría de ocasiones.

Sin embargo, en interiores existe 20 veces más riesgo de contagiarse que en el exterior, destacando que las distancia de 2 metros no es suficiente en muchas ocasiones, especialmente si no hay una adecuada ventilación. Por esto, además de las medidas anteriores se deberá:

4.- Evitar aglomeraciones (respetar aforos).

5.- Realizar una adecuada ventilación (mecánica/natural).

6.- Evitar largas exposiciones.

7.- Realizar una correcta higiene de manos.

8.- Moderarse al hablar, cantar y gritar en interiores, o estar en silencio (se generan 10 veces más aerosoles cuando hablamos que cuando respiramos y 50 veces más cuando gritamos o cantamos que al respirar).


Ventilación y uso de mascarillas


Una de las medidas principales es la ventilación. Se recomienda que sea de tipo mecánica (sistemas de ventilación y climatización) que es con la que se pueden controlar todos los parámetros (caudales, renovación, temperatura, humedad relativa, etc).

Si no es posible, se deberá ventilar de forma natural, abriendo puertas y ventanas y controlando su eficacia midiendo el CO2 (dióxido de carbono) del interior. Cuando esto tampoco sea posible o resulte insuficiente, se pueden utilizar equipos portátiles con filtros HEPA de elevada eficacia. En último caso, usar un equipo para tratar el aire de UV-c en el aire impulsión de los conductos.

Para más información consultar el siguiente documento: Buenas prácticas. Ventilación. Criterios para prevenir la transmisión de la COVID-19.

Finalmente destacar el uso obligatorio de las mascarillas (autofiltrantes FFP2, quirúrgicas o higiénicas). Todas las mascarillas protegen en mayor o menor medida, y lo que varía es su eficacia. Las de mayor eficacia son las autofiltrantes. Además de la eficacia de la filtración es muy importante el ajuste con la cara, y ésta sólo se puede garantizar con las FFP2 (con las quirúrgicas e higiénicas es más limitado).

No obstante, hay que tener en cuenta que lo importante es la combinación de las medidas preventivas: distancias, aforos, ventilación, etc. Por tanto, el uso de mascarillas quirúrgicas e higiénicas en combinación con otras medidas es adecuado en estas circunstancias.

Para más información sobre la COVID-19, consultar el Portal PRL específico de Asepeyo sobre coronavirus.

Para acceder al vídeo clicar en el siguiente enlace: