Contenido

La voz puede ser un elemento fundamental en muchos puestos de trabajo en los que se ha de usar con continuidad. Además puede ser indispensable para el desarrollo de las tareas realizadas.

Diferentes causas, asociadas o por separado, pueden provocar la pérdida de voz por parte del trabajador, haciendo que éste no pueda llevar a cabo sus tareas. En último caso, puede llegar a resultar incapacitante.

Los nódulos de las cuerdas vocales figuran en cuadro de enfermedades profesionales. Los datos respecto a dicha enfermedad profesional apuntan a una incidencia significativa (del mismo orden que las hipoacusias), además de estar asociados a bajas de duración considerable (del orden de 100 días).

Cuidar la voz es una necesidad para muchos trabajadores, y eso implica una serie de medidas preventivas y de buenas prácticas. Dichas prácticas pueden ser en base a aspectos técnicos y organizativos, o también a aspectos individuales que los trabajadores deben conocer y poner en práctica. Por lo tanto, a la hora de considerar la información que se proporciona se tiene en cuenta tanto un componente técnico como sanitario. Este abordaje multifactorial del problema es fundamental para un buen tratamiento.

Una sensibilización respecto al alcance del problema es la más importante como en tantos aspectos que se afrontan. Un correcto tratamiento y poner en práctica un plan preventivo reducirá el problema.

Las profesiones de docencia o teleoperador están muy afectados por problemas en la voz, y deberían ser objeto de un programa preventivo al respecto, que incluya las medidas que se indican en la publicación. No obstante, muchas otras profesiones y actividades necesitan de óptimas capacidades de comunicación verbal, por lo que estas medidas genéricas son de aplicación a muchos puestos de trabajo.

R6E18104

  • Categorías: Riesgos
  • Fecha de publicación: 08/06/2018
  • Formato: Pequeño formato
  • Idioma: Español