La realidad virtual, también en espacios confinados