Autora: Elena Arenas Muñoz

El crecimiento del sector de los drones representa un desafío para todos los usuarios del espacio aéreo. Junto con la evolución y el uso de este tipo de tecnología, crece también su regulación legislativa. Como ya sabrás, el organismo de referencia en el uso de drones en nuestro país es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

Cuando hablamos de drones nos referimos a las aeronaves no tripuladas tal y como define la Real Academia Española o al acrónimo RPAS, perteneciente a sus siglas en inglés “Remotely Piloted Aircraft System”

El impacto de crecimiento de este tipo de tecnología lo podemos apreciar no sólo a nivel lúdico, sino a nivel laboral, siendo un elemento cada vez más instaurado en las empresas.

Sus múltiples aplicaciones están ayudando a que mejoren en tiempo y coste la operación de muchos trabajos. Pero esto sería tocar sólo la superficie, además de unos beneficios a nivel productivo, el uso de drones está repercutiendo positivamente en la mejora de las condiciones de trabajo y ésta es la visión con la que queremos dar a conocer los drones, equipos que nos ayudan a cumplir con los principios de la acción preventiva indicados en el artículo 15 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

Como todo proceso de mejora, al introducir los drones en el desarrollo de ciertas actividades, debemos hacer un seguimiento de su implantación para comprobar que los riegos se han minimizado y no se generen peligros adicionales o emergentes derivados de su uso. Desde esta perspectiva de análisis, vamos a encontrar dos documentos de referencia que nos ayuden a controlar los riesgos que generan los drones.

El primero sería el EAS (Estudio Aeronáutico de Seguridad), donde se analizan las amenazas y peligros que puede ocasionar el uso de drones en un entorno determinado. Este estudio será único para cada operación al contemplar los riesgos que puede originar un dron en un escenario específico.

En segundo lugar, no debemos olvidarnos de la evaluación de riesgos, cualquier cambio en los procesos de trabajo y la introducción de nuevos equipos implica una actualización de la misma donde se recojan los riesgos asociados al manejo del dron. En el caso del piloto, esta revisión vendrá acompañada de la autorización del equipo, la formación específica del piloto y la información de las medidas preventivas que debe seguir.

Para dar a conocer la repercusión que produce el manejo de drones en los trabajadores, hemos lanzado el vídeo “ Maneja el dron con responsabilidad  ”, en el descubrirás los principales riesgos y que personas se pueden ver afectadas. También puedes consultar nuestra infografía con las medidas preventivas generales a tener en cuenta para el manejo responsable del dron.

Los drones han venido para quedarse y mejorar el desarrollo de nuestros trabajos, por eso exige un uso responsable del dron y será tu aliado en prevención.

Elena Arenas Muñoz

Consultora de Prevención

Asepeyo León eareasmunoz@asepeyo.es