Una vez finalizado el estado de alarma, con la desescalada de les medidas del confinamiento y la llegada de la nueva normalidad y el retorno a los centros de trabajo, las carreteras y las calles de nuestras ciudades se van llenando de vehículos y con ellos, desgraciadamente, de contaminación ambiental y el repunte de la siniestralidad vial.

En las ciudades, la nueva normalidad ha venido acompañada de una serie de cambios de hábitos en los desplazamientos, bien sea para reducir al máximo las posibilidades de contagio de Coronavirus y/o por la llegada del buen tiempo, con el incremento del uso de bicicletas y de patinetes eléctricos.

El patinete eléctrico, con las diferentes variantes que existen en el mercado, considerado como vehículo de movilidad personal (VMP), ha acontecido en estos últimos tiempos en las zonas urbanas un medio alternativo en los desplazamientos habituales. Asimismo, su aparición ha sido motivo de nuevas causas y circunstancias de accidente de trabajo cuando el usuario lo utiliza para ir y volver del trabajo o como medio de transporte durante el desarrollo de su actividad laboral.

  • Categorías: Riesgos
  • Fecha de publicación: 21/07/2020
  • Formato: Artículos
  • Idioma: Español