Consideraciones sobre las explosiones de gas natural, propano y butano

Artículo técnico de la dirección de prevención de Asepeyo relativo a consideraciones sobre las explosiones de gas natural, propano y butano.

Cada año se produce alguna explosión de gas y se lleva por delante vidas humanas, además de edificios e instalaciones, dejando tras de sí una gran tragedia.

El gas es un combustible con un gran poder calorífico, que constituye una fuente de energía muy utilizada en nuestro entorno, principalmente en temas de calefacción, climatización, agua caliente sanitaria y cocinas. Su gran peligrosidad radica en su capacidad para provocar explosiones, incendios e intoxicaciones.

En el artículo destacamos aspectos importantes de las características químicas y físicas de los gases en relación a su capacidad de generar explosiones y provocar catástrofes (densidades, límite inferior de inflamabilidad, límite superior de inflamabilidad, etc), de gran importancia para poder prevenir las explosiones.

Incidimos también en el artículo la importancia de las revisiones y mantenimiento, reguladas por normativa, adjuntamos enlace con la guía para la gestión preventiva de los lugares de trabajo del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, el capítulo dedicado a las instalaciones de gases combustibles, aunque en muchas ocasiones el usuario tiene una importancia considerable.

Consejos básicos de actuación ante la presencia de un escape de gas

  • No generar fuentes de ignición:
    • Terminantemente prohibido encender ni apagar una luz o cualquier aparato eléctrico (linterna, motor, etc).
    • No encender un cigarrillo o una cerilla, o cualquier aparato de llama.
    • Evitar la producción de roces, fricciones o choques metálicos que puedan ocasionar chispas.
    • No usar el teléfono móvil.
    • La electricidad estática, puede también provocar la energía mínima necesaria para que se produzca la ignición.
  • Abrir todas las puertas y ventanas, y ventilar bien la zona, teniendo en cuenta dónde se acumula el gas, si es en el techo o en el suelo, y manteniendo las rejillas despejadas sin obstáculos que impidan o dificulten la ventilación.
  • Cerrar la llave de paso del suministro de gas.
  • Abandonar el recinto, situándonos a una distancia prudente, y vigilando que no entre nadie en el mismo.
  • Avisar al servicio técnico.

Documentación de interés

Ficha del gas natural Odorizado de la empresa Naturgy

R3E21228

  • Categorías: Riesgos
  • Fecha de publicación: 08/02/2021
  • Formato: Artículos
  • Idioma: Español